miércoles, 30 de septiembre de 2009

En sus manos...

Querida peke del alma:


En esos ratos en los que me da por pensar...hay una cosa a la que no dejo de dar vueltas: las manos por las que pasan nuestros expedientes, las manos que mueven nuestros sueños.


Me gustaría que esas manos sientieran cuando cogen mi sueño, que dentro late un corazón, la esperanza de una familia, y un futuro para compartir entre 3.


Me encantaría que no lo viesen como un montón de documentación, como un número de registro, como una "entrada" con un sello.


Lo malo, es que cuando me da por pensar, pienso que las cosas no son así.


Desde el primer día cuando entregas la documentación, alguien hace rutinariamente su trabajo, lo mira, comprueba que es correcto, y si tenemos suerte, nos sonríe.


En la mayoría de los casos, la documentación a conseguir pasa por muchas puertas que se rigen por la burocracia: Bienestar Social, Registro Civil, Interior (penales), consultorios médicos...


De este último guardo un recuerdo agridulce. Yo no tengo Seguridad Social, como profesora pertenezco a MUFACE, que es la mutua de los funcionarios civiles del Estado. Tengo un concierto con una compañía médica, a la que voy de higos a brevas, porque tengo la suerte de caer enferma pocas veces.


Así que cuando tuve que pedir que me hicieran el último certificado médico en una clínica de Córdoba, el chico que me atendió en el mostrador, cuando le dije que era para una adopción, me comentó que lo "lamentaba mucho, pero que ni me pasaba con el médico porque él no hacía esas cosas, y que me fuese a mi médico del seguro".


Cuando le comenté que yo no tenía médico habitual, que lo más parecido eran ellos, que podían mirar mi ficha de registro para que viesen que voy alguna vez que otra, y que si no me lo hacía él, quién me lo iba a hacer...se encogió de hombros y me ignoró por completo...


Suerte que estaba alli tu padre que es más racional que yo. Porque sentí de todo: rabia, impotencia, tristeza...si es para el carnet de conducir si, pero para poder ser madre, no...


Salimos de allí y decidimos probar en la clínica que estaba junto a nuestra antigua casa, ya con el miedo en el cuerpo de que nos dijesen de nuevo que NO.


De nuevo tuvimos que contar nuestra historia ante la atenta mirada y oidos de todos los que allí estaban. Aunque en esta ocasión, hubo suerte y nos pasó con la doctora.


Sentada frente a ella, le conté antes de nada el rollo de que no tengo médico de cabecera del seguro habitual...y para lo que necesitábamos el certificado.


Ella me sonrió y me dijo "no te preocupes, lo hacemos ahora mismo, ojalá todos los certificados que firmase fueran para cosas tan importantes y bonitas".


Y como una tonta, cuando salimos de allí, me puse a llorar. Ahora de emoción. La rabia había desaparecido dejando paso a un torrente de emociones. Y todo porque alguien, cuando firmo ese documento, no vio en él un papel oficial, no vio un trámite, vio un sueño y una esperanza.


Siempre se lo agradeceré, el certificado, su sonrisa y sus palabras.


Y por eso, ahora que se retrasan las asignaciones, pienso y vuelvo a pensar si alguien más se da cuenta de que esas fotos de carnet en las que sonreimos, nos brilla la mirada. Si alguien se da cuenta que en las fotos de asignación de nuestros hijos, hay un futuro esperando a que se le abran las puertas.


Pienso en todas esas manos, hasta en las de la empresa de transporte que las mete en un avión, en un avión que viene cargado de sueños, entre las nubes, por el cielo, donde habitan las esperanzas, hasta aquel que baja esa caja de documentos y las lleva a su destino...un edificio donde un funcionario las abre, las mira, y no se si será consciente de que está haciendo probablemente la labor más bonita de su vida, el trabajo más gratificante, el de formar familias....


Me encantaría mirar por un agujerito...y echándole imaginación, me encantaría ver que alguien, sonrie al mirar esa grapa que une dos vidas en un cordón umbilical de ilusiones y de sueños, de esperanzas y de vida...y que por unos segundos, tiene el mundo en sus manos.


Ojalá peque, un día no muy lejano, tu foto, la nuestra y las manos de alguien, se crucen en un camino que con sus sinsabores, es el más bonito del mundo. Y ojalá ese alguien se de cuenta, que con su firma, pone principio y final a la historia más bella jamás contada.


Te quiero con toda mi alma, estamos en sus manos...

12 comentarios:

Manu y Xelo dijo...

Bueno, mi niña, las cosas que tiene el hilo rojo... que andamos hoy las dos dándole vueltas a lo mismo...

Hoy me he dejado caer por el blog de nacional.. el que abrí para relatar nuestra adopción, esa que parecía inminente.... He releído todo lo que ya escribí hace un año, he acabado llorando... y he pensado lo mismo... esas personas, las que deben tramitar nuestros sueños.... saben lo que tienen entre sus manos??

Todo oímos historias, de los equipo evaluadores, de las ecais, de la administración....

Recuerdo que cuando empezaba leí un cuento en las lista de afac que me llego al corazón. Sí, seguro que lo conoces, es aquel en el que un funcionario del CCAA es el encargado de encontrar la estrellita del cielo que encaja en cada corazón.... unir estrellas y corazones... ese es su trabajo... lástima que muchos funcionarios no lo sepán, pero estoy segura que hay muchos que sí.... yo espero que el nuestro caiga en una de esas manos.

Te quiero,

xelo

Anónimo dijo...

Solo queremos daros ánimos en ese camino del hilo rojo que cada vez se acerca más,al leer vuestra entrada me vienen a la cabeza todas esas experiencias tan parecidas,os aseguro que entre todas esas manos que el destino quiere hacer jugar a los padres ,madres e hijos,hay personas con "humanidad" de los otros tipos de personas mejor no penséis no os ayudará en nada,lo dicho animaros que vuetro sueño y el de vuestro hij@ llegará pronto.

lara ying,martin y fina.

yolanda dijo...

Una vez más, gracias por dejarnos leer tus sentimientos, sentimientos tan comunes a todos los que un día decidimos comenzar este camino.
Como tú dices, aún sin conocernos, nuestro sueño final es el mismo. Hasta entonces, hasta unir nuestras vidas con la de nuestros hijos, tendremos que pasar por muchas "manos" y por demasiada "burocracia". Ojalá más personas con las que estamos obligados a cruzarnos en este camino, sintieran de verdad lo que aquella médica que te hizo el reconocimiento. Todo iría bastante mejor.

Un besazo de unos papis que hace poquito se subieron a una nube, una muy alta y bonita de la que ojalá no se bajen hasta llegar a China.

mar dijo...

Qué razón tienes, Shari, en todo.
Yo también quiero pensar que es algo más que burocracia lo que nos lleva a nuestr@s peques.
Un abrazo (como Yolanda, desde las nubes :)
mar

Elén dijo...

Hola guapa,
siempre hay gente buena, a veces poca, pero la hay, y supongo que sí que los del CC.AA. serán de este tipo. ¿has visto esa foto en la que una de las mesas de las chicas está llena de fotos de familias y de peques? pues imagino que allí sí que sabrán que hacen algo importante.

Cuando yo tuve que ir al notario a que me firmara las cartas y no se que más, al ir a pagarle a la secretaria, esta me dijo "no no hace falta, el señor notario dice que es ... no recuerdo la palabra que dijo, muy jurídica, pero que a mi me hizo mucha ilusión, porque ya sabéis los notarios como se las gastan con las firmas, además me deseó toda la suerte del mundo.

Así que Shari, siempre hay buenos, y hay que pensar sólo en ellos.

besazos

María dijo...

Claro que sí, hay gente "buena" en este camino, lo que pasa es qeu los "malos" no hacen tanto daño, verdad??
...y hay manos, allí en esas oficinas del CCAA, que hacen su trabajo con cariño y estoy segura que con mucho mucho mimo y con un gran sentimiento.....y por qué lo sé???.....porque Lucía nació para nosotros y alguien se encargó de encontrarnos entre los miles de familias y unirnos con ella. Esa es la prueba.

Lo comprobarás muy pronto, ya lo verás.
un besazo

asun dijo...

Como siempre me dejas sin palabras al leer las tuyas,y verme reflejada en cada una de ellas.Como se agradece una sonrisa,un buen gesto con la cara en ciertos momentos,yo soy una persona super sensible,y mas en estos momentos,y claro que se aprecian mucho estas pequeñas muestras de empatía de la gente.Un abrazo guapa¡¡¡¡que ya va faltando mucho menos para nuestro gran sueño.

marta dijo...

Es que hay gente que cuando te abres de corazón... uff!!!
A mi el médico me hizo el Certificado a regañadientes y cobrando!!!, pero en el Ayuntamiento, el alcalde salió de una reunión para que yo tubiera el certificado de padrón en el acto, y lo mandara muy urgente!!!
Hay gente para todo, suerte que nos tenemos a nosotras, que con nuestro hilito rojo vamos pasando los días...

Muaks

laura dijo...

Muchas veces me he planteado lo mismo. Quien estará ahora con nuestro expediente, lo mimara como nosotros, verá esos ojos que yo veo, ....? Si supieran que no son papeles, que es una inmensa energía , un enorme trabajo emocional y una esperanza tan grande....
Ahora que tan cerca estamos de asignación más aún me pregunto, como y en que se basarán para unirnos .... no creo que sean ellos los que nos unan, solo son instrumentos de algo mas poderoso, el amor.
ojala las manos que toquen vuestro expediente se acerquen un poco a tu corazón y se parezcan algo a ti en la grandeza de sentimmientos que tienes.
besos
laura

Laura dijo...

Preciosa entrada, porqué es algo que todos nos hemos planteado alguna vez... la diferencia es que tu sabes poner palabras muy bonitas a esos pensamientos.
Muack.
Laura.

Abrilinos dijo...

Desde luego nos encontraremos personas de todo tipo, con sensibilidad o sin ella, y esta es la parte mala de la adopcion, la maldita burocracia. Habrá personas que ni siquira sepan lo que tienen en sus manos y que no nos entienden cuando nos ponemos nerviosos cuando los papeles no salen porque para ellos somos simplemente trabajo. Pero desde luego para la union con tu hijo creo que hay una fuerza superior a todas estas personas que es la que nos une y que llamamos hilo y eso no se puede romper y probablemente no lo entendais nada mas que vosotros cuando por fin se unan vuestras vidas.
Un abrazo, guapa.
Isabel

Lola dijo...

Ten fe en el hilo rojo, que te puedo asugurar que no es ningún cuento bonito para consolarnos mientras esperamos. Por fortuna, los chinos se toman esto muy en serio, ya te darás cuenta cuando vayas por tu niña, de cuánto las quieren. Y tu expediente está en las mejores manos, y no como aquí en España que lamentablemente somos un número y una foto más.
A mí no me cabe duda que la mano que pone la grapa, como tú dices, está guiada por algo superior; llámalo, hilo, Dios o destino. Pero así es.
Mira lo que te digo y algún día me dirás si tengo razón: cuando conozcas a tu hija tanto que te la sepas de memoria, pensarás que es como si os hubieran metido en una coktelera a ti y a Pedro con esencia china y el resultado es Lucia. Los niños del corazón son hijos de cuatro almas, y te darás cuenta que estaba para ti porque era tuya desde antes que la concibieran.Bueno, mejor dicho, somos nosotros los que les pertenecemos a ellas.
Muchos besos,
Lola