jueves, 8 de enero de 2009

Una estrella más...

Querida peke del alma:
Justo cuando las luces de Navidad comenzaban a apagarse, cuando las estrellas de colores apagaban sus brillos, tu abuelito, el papá de tu papá, decidió dejarnos para siempre, para ir a formar parte de ese cielo infinito bajo el que nacemos, crecemos y un día, nos marchamos.
Yo se que las luces de Navidad se apagaron pronto, porque decidieron acompañar a tu abuelo e iluminarle el camino hasta el firmamento, desde donde, de ahora en adelante, y para siempre, velará por tí, mi amor.
Lo vas a conocer antes que a nosotros. Vas a ver su sonrisa confiada, vas a ver cuanta dulzura hay en él, vas a ver que es todo un caballero, y vas a ver como cuidará de tí. Te llamará "frasquita" o "gambusina", cariñosamente, como hacía con papá, y tu te reirás y entonces su estrella brillará con más fuerza.
Y el día que vengas a nuestro lado, nosotros nos encargaremos de que lo recuerdes, de que sepas lo maravillosa persona que era, y vivirá en tí, porque los que se van siguen viviendo en todos nosotros, dentro de nuestro corazón.
Yo no conocí a mi abuelo materno, pero a través de mi madre, de tu abuela Luisa, supe todo lo que necesitaba saber, y mi abuelo vive en mí. Mi abuelo murió un 4 de Enero, y le enterraron un 5 de Enero a las 4:30 de la tarde. Yo aún no había nacido, pero podría contarte infinitas cosas de él. Porque vive en mí como ya te he dicho.
La historia ha vuelto a repetirse. Tu abuelo murió el 4 de Enero y lo enterramos el 5 a las 4:30 de la tarde. Y vivirá en tí. Para siempre.
Mándale un beso bien grande, bien fuerte, como sólo una nieta sabe hacerlo, y ven pronto, que te necesitamos, todos los que te estamos esperando.
Te queremos peke, con toda la fuerza que somos capaces de sacar de nuestro corazón, que desde hoy, tiene una tirita más.
Mamá y papá

14 comentarios:

Elén dijo...

Hola Shari,
Siento mucho la pérdida de tu suegro, dale un abrazo a tu marido.
Este año hemos perdido a muchos abuelos, ha sido un año duro.
Pero como tú dices, a pesar de que ya no estén entre nosotros, vivirán en nosotros, con sus fotos, sus historias y nuestros recuerdos.
Mi peque sólo ha estado con mi padre cuatro años, que es ya un lujo -yo tampoco conocí a mi abuelo materno- pero ya tiene cosas suyas y me hace mucha gracia escucharla.

muchos besos y ánimo,

Chunyan dijo...

Mucho ánimo de parte de toda nuestra familia en este momento para todos vosotros.
Que no os quepa ninguna duda de que aunque el abuelito ya no esté presente con vosotros, cuando llegué vuestra "peke del alma" velará por ella y formará parte de su vida como el resto de la familia.

Luna Cantabria dijo...

Shari,desde aqui os mandamos todo nuestro apoyo,ojala esa estrellita vele por su nieta y pronto os reunais con ella,nuestro mas sentido pesame y un gran abrazo a Pedro.
Noelia y Luis-

Lola dijo...

Charo, todo mi cariño para tí y para Pedro.
El amor en el recuerdo, en las historias vividas o contadas, es el que perdurará por siempre.
Vuestra niña va a estar muy bien cuidada.
Besos

sílvia.....esperant a l'ona dijo...

aiiiiss shari, en momentos así es muy dificil encontrar palabras de consuelo que os hagan sentir mejor, pero yo estoy contigo, los seres que tanto hemos querido, nunca se van del todo porque siempre estaran en nuestro corazón .
que vuestra lucía os dé mucha fuerza en estos momentos y que sea ella la que os mantenga fuertes para superar esta pérdida.

un beso muy grande a los dos!!

sílvia

Jennifer dijo...

Hola Chari siento muchísimo la pérdida de tu suegro, pero como tu muybien dices siempre vivirá en vuestro corazón, y el de vuestra pekeña.

Muchos besos y un abrazo muy grande a tu marido.

jennifer

María dijo...

Shari sabes que lo siento mucho, pero teneis que sacar fuerzas y tirar pa´lante. Lucía ya tiene cerquita a su angel de la guarda.
Un besazo a los dos.
María

Pastor dijo...

Tu peque sabrá de su abuelo a través de vuestros relatos, y como bien dices seguirá vivo no sólo en el recuerdo sino también en el corazón. Te lo dice un papá ha estrenado Navidad con el recuerdo constante, permanente e imborrable del abuelito Pastor en la memoria. Mi perlita lo sabe todo de su abuelo y lo único que le faltará será el calor de sus palabras o el pinchar de su barba al darle un beso. Porque a fecha de hoy él ya vive en Rod Mondy, igual que tu abuelo vive en ti, y algún día el padre de Pedro vivirá en Lucía o en Pedrito.

Duro es el camino, amargas son sus etapas, lejano está el destino, y sin embargo sabéis que la recompensa final todo lo merece. Cuando la pena deje paso al sosiego y el recuerdo viva donde ahora hay soledad, el caminar será algo más liviano siguiendo el camino que señala esa nueva estrella del cielo.

Os queremos.

Jesús y Ana dijo...

Shari, lo siento muchísimo.
Un fuerte abrazo para los dos.

Silvia y Mario dijo...

Cómo duele leer estas palabras, aunque sean tan bellas. Una estrella más en el cielo... pero un corazón menos en la tierra. Ahora, allá en el cielo, estará latiendo fuerte, muy fuerte... y tirando de ese hilo desde lo alto y muy fuerte... para que vuestro tesoro calme un poquito ese dolor.

Lo siento muchísimo. Las tiritas no curan... pero ayudan a que duela menos.

Un abrazo muy fuerte para los dos

Anónimo dijo...

Un beso para tí y para tu marido, Shari.
En cualquier momento, cuando estén con su niña, saldrá un cometario sobre alguna anecdota del abuelo.
Es lo que tienen las buenas personas, que siempre tendremos una sonrisa con su recuerdo.
Abrazos
Vidina

CARLOS Y MONTSE dijo...

Shari, en estos momentos solo os puedo decir que lo siento mucho, pero sé que los dos juntos podreis sobre llevar este mal momento, os mando un fuerte abrazo.
Montse

Anónimo dijo...

Shari, Pedro ya sabeis todo lo que os queremos ¿verdadd?Pués en estos momentos solo podemos mandaros todo nuestro cariño y nuestro apoyo.
Millones de besos a los dos.
Geli y Manolo.

Familia Garrido Fernández dijo...

Te fuiste de mi lado.
En silencio fue tu partida.
Mi corazón se ha desangrado
por tan súbita despedida.

Tu espíritu luchador
a la vida se aferraba.
Más Dios, desesperado,
a su lado te llamaba.

En ángel te has convertido.
Velando por nosotros estás.
Aguardando que se cumpla la cita
de reunirnos en la eternidad.

Sin embargo, me parece tan lejos...
Quisiera ahora poderte abrazar.
Te busco, te llamo. No te encuentro.
Dime... ¿Cómo me he de consolar?

Tu amor incalculable
mis faltas por alto pasó.
Porque el querer de un padre,
ese, no tiene comparación.

Sé que en el cielo habitas.
Al lado de Dios has de estar.
Aguardaré paciente el día
en que nos volvamos a encontrar.

Entonces será para siempre.
Nada ni nadie nos podrá separar.
No temeré cuando llegue mi momento
pues tu presencia me confortará.

Me esforzaré por ganar el cielo
para no perderte nunca más.
Mientras tanto, guía mis pasos.
Ilumina mi senda, enséñame el camino.

Que tu presencia me rodee siempre
hasta que se cumpla mi destino.